Sustento Legal

Los Derechos de los Animales

La Declaración Universal de los Derechos de los Animales, aprobada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), exhorta a los Estados parte, respecto que los animales en su calidad de ser vivo, deben recibir un trato Adecuado.

La Constitución de la República del Ecuador, establece que el Ecuador es un Estado Constitucional de derechos y justicia;

La Declaración Universal de los Derechos del Animal establece una serie de medidas que exigen un trato adecuado a los animales domésticos y de compañía.

Las regulaciones existentes sobre cuidado y protección de animales domésticos y de compañía, están desarrolladas mediante ordenanzas municipales, muchas de las cuales son previas a las disposiciones de la actual Constitución de la República, por fortuna la Constitución de la República del Ecuador considera a la naturaleza (Animales) Sujetos de Derechos.

Es indispensable Observar la actividad de los centros veterinarios, establecimientos para albergues; al igual que llevar un control de las personas naturales o jurídicas que se dedican a la venta y crianza de animales domésticos y de compañía, razón por la cual el observatorio se encarga única y expresamente del cumplimiento de las normas locales vigentes por parte de las autoridades.

Es necesario que la comunidad conscientice respecto del buen trato y condiciones de bienestar al que tienen derecho los animales domésticos y de compañía; Los animales son seres vivos que por su naturaleza y capacidad de sentir y sufrir, científicamente comprobada, deben ser protegidos y tratados con respeto por los seres humanos.

Los Derechos de Participación

Conforme lo establecido en la Constitución de la República, el más alto deber del Estado es respetar y garantizar los derechos y las libertades fundamentales; la Declaración Universal de los Derechos Humanos y el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos, establecen que todas las personas nacen libres e iguales en deberes y derechos.

El artículo 95 de la Constitución determina que las ciudadanas y ciudadanos, en forma individual y colectiva, participarán de manera protagónica en la toma de decisiones, en la planificación y gestión de los asuntos públicos y en el control popular de las instituciones del Estado, de la sociedad y de sus representantes, en un proceso permanente de construcción del poder ciudadano.

La participación de la ciudadanía en todos los asuntos de interés público es un derecho, que se ejercerá a través de los mecanismos participación y control social, de la democracia representativa, directa y comunitaria.

 El Observatorio de los Derechos de los Animales Domésticos y de Compañía

El artículo 30 de la Ley Orgánica de Participación Ciudadana establece que se reconocen todas las formas de organización de la sociedad, como expresión de la soberanía popular que contribuyan a la defensa de los derechos individuales y colectivos, la gestión y resolución de problemas y conflictos, al fomento de la solidaridad, la construcción de la democracia y la búsqueda del buen vivir; que incidan en las decisiones y políticas públicas y en el control social de todos los niveles de gobierno, así como de las entidades públicas y de las privadas que presten servicios públicos.

El Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, en uso de las facultades que le otorgan los arts. 6, 8, 12, y 13 de su Ley Orgánica, está facultado para la creación y desarrollo de los Observatorios Ciudadanos, como expresión de la soberanía popular que contribuya a la defensa de los derechos, la construcción de la democracia y la búsqueda del Buen Vivir.

El objetivo del observatorio es velar por el el cumplimiento de las leyes vigentes en todos los niveles de gobierno: Nacional, Provincial, Cantonal, Distrital y Barrial.

El ámbito de acción del Observatorio de los Derechos de los Animales Domésticos es la provincia del Azuay bajo el apoyo técnico del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social del Ecuador.