Testimonio: Verónica Maldonado C.

Cuenca, 24 de Junio de 2015

Estimados amigos de ODA

Hoy utilizo este medio para hacer llegar a todos Uds. quienes representan ODA, en especial a Pedro Crespo Flandolí, mi más sincero agradecimiento por el respaldo que han significado Uds. al buscar una mejor vida para muchos perritos.
Son varias ocasiones en las que he podido contar con su apoyo, en casos en los que se ha podido reemplazar la mirada triste de estos seres maravillosos en paz y una vida más digna que ellos merecen.
Mi última llamada de auxilio fue recientemente, por un perrito que cerca del lugar donde vivo, vivía amarrado a la puerta de su casa, con una cadena de 60cm. La tristeza en sus ojos era evidente, así que no dude en contactarles nuevamente. Fue tan poco lo que se necesitó para poder iniciar la gestión de concientización con sus dueños: nombres, direcciones y un par de fotografías; ¡Y es tan grande el resultado! El cambio radical en la vida de un ser que sufría. Ahora cuando paso por ahí veo al mismo perrito pero con una actitud completamente diferente, solo al verlo noto su paz y felicidad, que solo su intervención pudo lograr.
Todos podemos marcar una diferencia, por pequeña que sea en la vida de alguien que nos necesita. Para mí, al igual que para Uds., el ayudar a estos seres que no pueden valerse por sí mismos es muy importante. Sé que muchas veces hacerlo solos es muy difícil, por eso el contar con el respaldo de una organización como ODA hace que el granito de arena que todos podemos aportar multiplique los resultados que se pueden obtener.
Mi sincero agradecimiento y admiración a todos Uds. Hacen un trabajo maravilloso que aunque no es fácil, se ve recompensado en la mirada de muchos perritos que hoy viven una vida mejor.

Atentamente;

Verónica Maldonado C.